La felicidad según Marie Kondo.

Con las obligaciones diarias y los hábitos consumistas, a muchas personas les cuesta tener la casa ordenada (tidy house).

No sé a tí, pero a mí, esto me resulta desmotivador y mina bastante mi energía.

De este problema tan común, han surgido nuevas profesiones sobre expertos sobre el orden en casa. Una de las más conocidas es la japonesa Marie Kondo, cuyo best-seller “The life changing magic of tidying up” en español “La magia del orden”, ha enseñado a millones de personas en todo el mundo, un método de almacenar, que promete eliminar de una vez por todas y para siempre, el desorden.

Si alguna vez te has sentido mal por no tener tu casa de revista, te diré una cosa. No es por culpa de la pereza, es que todavía no has aprendido la manera correcta de organizar tu casa para tener una vida más sencilla y feliz.

Este revolucionario método, llamado KonMari (resultado de unir el apellido y nombre de su creadora), nos enseña paso a paso las técnicas para discernir aquellas cosas de las que queremos rodearnos en nuestra vida, y como ordenarlas para que ocupen menos espacio y sean más fáciles de devolver a su lugar.

Si quieres una breve introducción del método puedes visualizar el video de mi canal:

También puedes adquirir el libro al mejor precio en Amazon pinchando aquí.

BENEFICIOS DEL MÉTODO MARIE KONDO

La japonesa, asegura que aplicando su método, no sufrirás el “efecto rebote” en el que el Caos vuelve a apoderarse de tu hogar. Ya que es mucho más facil recoger  y  limpiar cuando todo tiene su sitio asignado.

La organización produce resultados visibles y nunca miente

La organización radical producirá un efecto global en tu vida. Un cambio tan profundo afectará también a tus emociones, tu forma de pensar y tus hábitos.

No es que de repente toda tu vida vaya a cambiar como por arte de magia, las cosas no suceden así. Lo que ocurre más bien, es que al sacar todas tus pertenencias de los lugares más recónditos de tu casa, te haces consciente de la cantidad de cosas innecesarias que acumulas en tu vida (esto aplica también a relaciones,etc..). 

EL MÉTODO PASO A PASO

El método sigue unas sencillas pautas paso a paso, que verifican su efectividad. Es importante que empieces por el paso 1, el paso 2, etc…, más adelante te explico el por qué.

Organizar por categorías y de un tirón.

Hasta la fecha, yo como mucha otra gente, ordenaba mi casa por habitaciones. Un día le tocaba a la habitación de matrimonio, otra al baño, la cocina, etc…

Pero ahora, cuando digo organizar por categorías, me refiero a que el día que decidas ordenar la ropa, ordenas TOODA tu ropa, no un armario.

Hazte consciente de la cantidad de ropa que acumulas.

En el caso de la ropa, el consejo es hacer una montaña en el centro de una habitación, con toda la ropa, incluida la ropa fuera de temporada y la que tienes en el cubo de la ropa sucia.

Cuando Marie Kondo aplica este método en las casas de sus clientes, les advierte que lo que no aparezca en esa montaña se irá directamente al montón de ropa para donar

Al ver juntos y amontonados todas los objetos de una misma categoría, es probable que te asombres al descubrir que tienes muchas cosas iguales, cosas que no te gustan o que no te valen (muchos tenemos fluctuaciones de peso entre dos tallas), pero guardar un top de cuando tenías 15 años es poco realista y es muy probable que te invadan sentimientos de culpa por no estar hiper delgada.

Aquí viene la parte en la que hay que tirar, ¡ay los apegos¡. Mi consejo, saca un buen paquete de bolsas de basura y empieza.

En mi caso, sólo en la categoría de ropa, llegué a desechar ocho bolsas de basura con ropa para donar.

Primero la ropa. Segundo los libros.

Y así en este orden, sin saltartelo. Luego le toca el turno a los papeles. Cuarto Objetos varios. Por último Objetos con valor sentimental.

Empieza desde lo más fácil y visible hasta lo más íntimo y personal. De esta manera, se va desarrollando un sexto sentido para elegir bien que debe quedarse en nuestra nueva vida y a que le tenemos que decir adiós.

El secreto para aprovechar el espacio. Guardar en vertical.

Una vez que has escogido la ropa con la que te vas a quedar es hora de guardarla. No empieces a guardar hasta haber terminado completamente el proceso de seleccionar y tirar. 

Ahora toca ver como se organiza esa ropa y lo más curioso, doblar la ropa de tal modo que se sostenga por sí misma en vertical y colocarla así en cajas y cajones del armario.

Konmari closet

Sí ya sé que parece difícil, pero te aseguro que es solo practicar una docena de veces. Y ver videos de Marie Condo doblando ropa.

Al guardarla en vertical, puedes ver toda la ropa, ordenada por filas. Es muy vistoso y no tiene porqué descolocarse el resto de ropa cuando sacas una.

Solo tienes que tener cuidado de doblar para que quepa en la altura del cajón.

Estarás tan orgullosa, que querrás enseñarlo a tus amigas cuando vengan a verte a casa.

¿Por qué es importante aprender a desechar?

Lo innecesario no solo ocupa un espacio físico en tu vivienda (con lo que vale el m2 de alquiler). También ocupa un espacio energético en tu mente.

Además, si hay algo que no sabes muy bien donde colocar. Recorre tu casa de un lugar a otro, estorbando en todos los sitios y haciéndote sentir molesta cada vez que lo ves.

Las cosas “no necesarias” van desde aquellas prendas que llevas siglos sin usar, hasta objetos que te evocan emociones contradictorias, sentimientos de culpa (como esa enciclopedia de inglés que nunca llegaste a estudiar) ó momentos tristes de tu vida.

Felicidad y orden van de la mano

Es fácil entender que cuando te rodeas en tu casa de todo aquello que verdaderamente te encanta, vivas en un estado de gratitud hacia todas tus pertenencias. Esta felicidad hogareña, se incrementa cuando disfrutas el tener todo en su sitio, limpio y fácilmente accesible.

La clave según Marie kondo, es que cada vez que un objeto entra en nuestro campo visual, mantenemos una charla interna acerca de todos los pensamientos que nos evoca.

Para que lo entiendas te pondré dos ejemplos:

  1. Acabas de llegar a tu casa, hay objetos que se acumulan en algún rincón porque todavía no sabes muy bien donde ponerlos, algunos de estos objetos ni siquiera te gustan, pero cómo vas a deshacerte de esa lamparita que te regaló tu madre?, serías una mala hija.  Al pasar por el salón te tropiezas con una silla desencolada y en ese momento te acuerdas de que hace dos meses que se rompió, que hay que ir a comprar la cola para arreglarla, pero que por una causa u otra siempre te viene mal hacerlo.
  2. Abres la puerta y todo está en orden. Mires donde mires te encantan todos las cosas que ves y estas a su vez, parecen saludarte y brillar para tus ojos. Hay trabajo que hacer, una colada por planchar tal vez. También puede haber polvo en los muebles y en el suelo, pero nada que no pueda limpiarse en un par de horas.

¿En qué dos situaciones quieres estar?

Si como yo, has decidido pasarte al otro lado de la vida sencilla, te invito a que sigas leyendo la segunda parte de este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.