La jornada marujil de 4 horas

Recientemente me caché tragándome vídeos en You Tube sobre productividad y gestión del tiempo.

Muchos de estos tutoriales están enfocados a la jornada de trabajo, pero uno de los últimos videos que ví, el de Aritz Urriste hablaba sobre una productividad global en cada área de nuestra vida.

Eres el/la jefe/a de tu vida y como emplees el tiempo, es lo que va a determinar la calidad de tu vida.

Todos decimos que lo más importante de nuestra vida es la Salud y la Familia, pero la verdad es que en nuestro día a día hacemos todo lo contrario.

Por eso, es importante reconocer las cosas que te aportan más:

  • más dinero
  • más satisfacción
  • más salud

En definitiva las tareas que suman, para poder darles un espacio en tu vida. E identificar las tareas que restan, porque no te aportan nada ó porque daría igual si las hiciera otra persona a un precio mínimo.

Y ahí es donde viene el tema de esta entrada. ¿Dirías que el orden y la limpieza es una tarea que te aporta o qué te resta?

Evidentemente, es necesario dedicar tiempo a estas tareas, porque así como se encuentre tu casa, van a encontrarse el resto de áreas de tu vida.

Y no te lo digo sólo porque crea en el Feng shui, es que es imposible ser productivo en una casa desordenada donde resulta complicado encontrar algo, o donde cada vez que entras en ella, estás pensando en lo sucio que está X.

Y siguiendo la comparación con el famoso libro de Tim Ferris, la jornada laboral de 4 horas, quería darte unos tips, para mantener tu hogar en óptimas condiciones, sin que te vaya la vida en ello.

Semana 1. Identifica las tareas domésticas

Todos los hogares tienen que preparar comida, lavar la ropa, limpiar el suelo, limpiar el polvo… algunos tienen zonas exteriores y otros no.

Anota en una agenda, lo que has hecho cada día y el tiempo que te ha llevado cada tarea. Así serás consciente de que de media en cada semana necesitas ir por ejemplo:

4 veces al super, poner 5 coladas de ropa y preparar 10 comidas, etc…

Semana 2. Ordena por pasos, lo que requiere cada tarea para ser realizada

Ejemplo: Fregar los platos

  1. Poner la vajilla en el fregadero
  2. Coger el estropajo
  3. Echar el detergente
  4. Lavar
  5. Aclarar
  6. Secar
  7. Volver a colocar en su sitio

¿Sencillo verdad?. Ya sé lo que estás pensando, menuda gilipollez, son tareas obvias, pero es importante para que veas el tiempo que se va en hacer cada una de ellas.

Semana 3. Elimina lo no necesario

Cuando identificas cada paso, te vas a dar cuenta de que cosas te hacen perder un montón de tiempo y que tal vez, hechas de otra manera, te ayudarían a reducir el tiempo dedicado a esa actividad considerablemente.

En el ejemplo anterior, si lo lavamos con lavavajillas, nos vamos del paso 1 al 7 directamente. ¿Todavía eres de las que te gusta lavar a mano?. ¿Y si te digo que el lavavajillas ahorra mucha más agua que el lavado manual?.

Cuando la fregona entro en el mercado, muchas de nuestras abuelas pensaban que como lavar de rodillas, no había nada. Pero, ¿les aportaba verdadero valor para su vida, un suelo reluciente a cambio de unas rodillas machacadas?.

Hoy en día tenemos robots aspiradora, que pueden hacer todas estas funciones.

En mi caso, que tengo un gato que se sube por todas partes, es importante tener el suelo limpio, ya que el animal con sus patas, está transportando el polvo y el pelo desde el suelo hasta las mesas o sofás.

Se puede eliminar gran parte de la plancha poniendo lavadoras de agua no muy caliente y tendiendo nada más terminar. No estamos descubriendo las Américas, pero si identificas que los Lunes pones dos coladas y los Jueves otras dos, podrás darle el espacio de tiempo, para que no te lo robe de otras parcelas.

Semana 4. Lo que no puedas eliminar, delégalo

Y como estamos hablando de productividad, te voy a preguntar en términos económicos. ¿Cuanto vale tú tiempo?.

Puede que estés dejando de hacer actividades que te generan buenos beneficios por hora, por hacer tareas, que aportan muy poco y que podría hacer otra persona igual o mejor que tú por poco euros a la hora.

Puede que sea más productivo pagar a una persona que limpie tu hogar unas horas a la semana, para que puedas dedicárselo a enseñar algo a tu hijo.

Semana 5. Reparto de tareas

Y lo más importante, si todos manchan, todos limpian. Es importante que cada miembro del hogar sea responsable de recoger lo que deja. Los pequeños gestos, de rutina de llevar la ropa sucia al canasto, reponer el papel higiénico cuando se ha acabado, influyen mucho para la buena marcha del ambiente familiar.

¿Tus hijos son muy pequeños?. No importa poco a poco podrán aprender como un juego el hecho de llevar su plato o su taza irrompible a la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.